Mercurio en el pescado

Muchas veces existe el miedo de la contaminación por mercurio en el pescado. Pero, ¿debes evitar consumirlo? Es uno de los alimentos más consumidos del mundo, por lo que dejar de comerlo será una fuerte tarea.

A continuación podrás conocer que consumirlo no debe preocuparte, ya que hay más beneficios que peligros en él.

El consumo de mercurio en el pescado

Los pescados son ricos en proteínas y bajos en grasas saturadas. Muchas especies de peces son ricas en ácidos grasos omega-3, principalmente ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), que están fuertemente asociados con un riesgo reducido de enfermedad cardíaca y arritmias cardíacas fatales.

Los omega-3 también son importantes para el desarrollo temprano del cerebro y son prometedores para reducir el riesgo de degeneración macular, artritis, demencia y depresión relacionadas con la edad.

En la década de 1950, la contaminación por mercurio en Minamata, una ciudad costera de Japón, fue identificada como la fuente de problemas neurológicos importantes en la población y 14 muertes. Los resultados, años después, se estimaron en 3.000 pacientes.

La contaminación por mercurio en el pescado fue finalmente identificada en 1959, causada por derrames desde la década de 1930 de una de las plantas químicas más grandes de ese país.

consumo de mercurio en el pescado

La “enfermedad de Minamata” dejó la impresión de que comer pescado era peligroso. En Minamata, sin embargo, estas concentraciones fueron de 1.000 a 10.000 veces más altas de lo que se mide normalmente.

No todos los peces son iguales

Más allá de este desastre, hay que recordar que el contenido de mercurio varía según el tipo de pescado.

Según el Ministerio de Pesca y Alimentación de España, la concentración máxima de mercurio permitida en la carne comestible del pescado que se vende en las tiendas es de 0,5 mg/kg.

Se consideró que todas las muestras de pescado disponibles allí y analizadas cumplían con esta norma.

Sin embargo, los peces capturados en la pesca deportiva no están sujetos a ningún control. Por tanto, varias especies tienen niveles más altos de mercurio.

·  Los depredadores están en mayor riesgo

En general, la concentración de mercurio en el pescado aumenta con su rango en la cadena alimentaria.

En otras palabras, los depredadores que comen muchos otros pescados que contienen mercurio corren un mayor riesgo. Así, las «presas» como la trucha, el salmón o el bacalao contienen poco mercurio, mientras que el pez espada, los tiburones y ciertos tipos de atún contienen más.

Los beneficios superan los riesgos

La investigación internacional sobre los registros médicos de más de 400,000 personas concluyó en 2018 que comer pescado redujo significativamente la mortalidad asociada con varias afecciones, incluidas las enfermedades cardiovasculares y el Alzheimer.

Los investigadores creen que esta reducción de la mortalidad puede explicarse por el alto contenido de ácidos grasos omega-3 en el pescado, que se dice que son beneficiosos para la salud cardiovascular, al menos en personas de alto riesgo.

En un informe conjunto de 2010, la Organización Mundial de la Salud y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) también enfatizaron los beneficios asociados con el consumo de pescado para combatir las enfermedades cardiovasculares, afirmando que los beneficios superan los riesgos.

En cuanto a los beneficios

Muchas investigaciones se centraron en la salud cardiovascular en los adultos y el desarrollo del cerebro en los bebés, áreas en las que la evidencia científica es más sólida.

Otros beneficios potenciales del consumo de pescado, por ejemplo, para el deterioro cognitivo o la depresión, podrían hacer que los beneficios generales sean incluso más positivos. Los investigadores se centran en la evidencia de grandes estudios prospectivos y ensayos clínicos aleatorios.

El pescado o la ingesta de aceite de pescado reduce la mortalidad total en un 17%, una reducción notable si se considera que este es el beneficio de las muertes por todas las causas.

Para los bebés y los niños pequeños, los ácidos grasos omega-3 de los pescados probablemente mejoran el desarrollo temprano del cerebro; los niños pueden obtener ese beneficio de las madres embarazadas o lactantes que consumen pescado.

Los riesgos

Los principales riesgos para la salud de comer pescado son la intoxicación alimentaria, una infección parasitaria o viral y una reacción alérgica.

El pescado representa del 3% al 4% de los casos de intoxicación alimentaria en España, aproximadamente lo mismo que la carne de res o el pollo.

Los niveles de PCB y dioxinas en las especies de peces son bajos, similares a otros alimentos de consumo común como el cerdo, huevos y mantequilla.

Es importante destacar que los posibles riesgos para la salud de estos bajos niveles de PCB y dioxinas en el pescado son solo una pequeña fracción de los beneficios para la salud mucho mejor establecidos de los ácidos grasos omega-3.

mercurio

Por ejemplo, para el salmón de piscifactoría, los beneficios cardiovasculares son mayores que los riesgos de cáncer en un factor de al menos 300: 1.

¿Qué hacer?

Para la mayoría de mujeres y hombres, las ventajas para la salud de comer una o dos porciones de pescado por semana superan con creces los peligros que representan los contaminantes ambientales.

A continuación, se muestran algunas formas de obtener el mayor beneficio con la menor cantidad de riesgos posibles:

Consuma mariscos ricos en omega-3 bajos en contaminantes

Las mejores fuentes son el salmón (silvestre y de piscifactoría), los mejillones, las ostras, las anchoas, la trucha arco iris, el arenque y las sardinas. El atún blanco enlatado (albacora) tiene tres veces más ácidos grasos omega-3 que el atún claro, pero también contiene tres veces más mercurio.

Lee sobre LA IMPORTANCIA DEL PESCADO FRESCO Y EL OMEGA 3

Dobla cuando comas para dos

Las mujeres que están embarazadas o que podrían quedar embarazadas y las mujeres que amamantan pueden beneficiarse de comer pescado, especialmente los tipos con concentraciones más altas de EPA y DHA.

El camarón, el abadejo, el bagre, el atún claro, las almejas, las vieiras y la platija tienen un contenido de mercurio bajo o muy bajo.

Mezclar

Los niveles de contaminantes varían de una especie a otra. Especialmente si comes más de dos porciones de pescado por semana, limita tu exposición comiendo una amplia variedad de pescado.

Conclusión

Los beneficios de comer varias raciones de pescado a la semana superan en gran medida los riesgos entre los adultos y, a excepción de algunas especies de peces, en las mujeres en edad fértil.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Tu comentario*

Name*

Email*

Website*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies